OMS espera los datos científicos sobre vacuna rusa contra el COVID-19

Estados Unidos.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) está a la espera de que Rusia comparta con sus expertos los datos sobre la eficacia y seguridad de la vacuna que ha desarrollado contra el COVID-19 para así abrir un diálogo sobre los requerimientos adicionales que debe cumplir.

“Estamos en discusiones con las autoridades rusas para conocer mejor su vacuna candidata y les hemos pedido los datos sobre eficacia y seguridad”, confirmó hoy la científica jefa de la OMS, Soumya Swaminathan.

“Entendemos que han pasado algunos estudios preliminares en humanos y que están por entrar en fase 3 (de ensayos clínicos), en la que realmente podrá mostrar su eficacia”, sostuvo.

Después de haber experimentado con animales y luego con algunos cientos de personas para descartar posibles efectos secundarios graves, en lo que se denominan respectivamente fase 1 y 2 de ensayos para una vacuna, la fase 3 implica probarla idealmente en al menos 30 mil o más voluntarios en zonas donde el virus circula activamente.

A la mitad de los participantes se les inyecta un placebo y al resto la verdadera candidata a vacuna con el fin de valorar la eficacia del producto comparando los resultados de ambos grupos.

“Esperamos discutir con las autoridades rusas, ver los datos disponibles y tener un diálogo sobre los requerimientos y estudios adicionales y los estudios que se pueden necesitar”, explicó Soumya.

Las autoridades de Rusia han anunciado que hacia mediados de septiembre empezarían una campaña masiva de vacunación.

La OMS tiene actualmente en su registro 30 candidatas a vacuna contra el COVID-19 que están en distintas fases de estudios clínicos.

La organización publicó el pasado mayo los requerimientos de lo que considerará una vacuna eficaz y segura, que debe ofrecer un mínimo de 30 % protección a la persona inmunizada.

En términos de inocuidad los estudios actuales evalúan posibles efectos indeseados a corto plazo, pero Soumya aclaró que cualquier vacuna aprobada deberá ser evaluada a largo plazo “porque hay algunos efectos secundarios que solo se pueden ver pasado cierto tiempo”.

“Por esto los ensayos tienen que ser realizados de acuerdo a las normas y estándares existentes, para que los expertos puedan analizar los datos y se pueda tomar una decisión sobre si una vacuna debe ser aprobada o no”, recalcó en una rueda de prensa.

El asesor del director general de la OMS, Bruce Aylward, recordó que la OMS solo avala las vacunas que han pasado por su proceso de precualificación de emergencia.