Boda deja siete muertos y 177 infectados por coronavirus

Estados Unidos.- Debía quedar para el recuerdo como una celebración entrañable en pleno verano en el pintoresco pueblito de Millinocket, en Maine. Pero la fiesta de casamiento culminó con siete muertos y al menos 177 personas infectadas por coronavirus.

Una de las razones de esta fiesta que terminó en tragedia es que los invitados a la celebración matrimonial el 7 de agosto fueron 65, más que el máximo permitido de 50 personas. Primero asistieron a una ceremonia en una iglesia baptista, y luego a una recepción en el albergue “Big Moose Inn”, ambos cerca de Millinocket, un pueblo de cuatro mil habitantes.

Diez días más tarde, 24 personas vinculadas a la boda dieron positivo al COVID-19, y el Centro para el Control de las Enfermedades de Maine abrió una investigación.

El director del Centro, Nirav Shah, informó el jueves en conferencia de prensa que a raíz de la boda hubo al menos 177 personas infectadas. Siete murieron, aunque “ninguna estuvo físicamente presente en la fiesta”.

Los “detectives” que intentan hallar a todos quienes entraron en contacto con las personas infectadas vincularon el casamiento a varios focos del virus a través del estado de Maine, en la frontera con Canadá.

Un total de 39 casos y seis muertes ocurrieron en un hogar de ancianos a 160 km de Millinocket, más de 80 casos fueron identificados en una prisión a 370 km del lugar del casamiento -uno de los guardias asistió al matrimonio- y hay 10 probables casos en una iglesia baptista de la misma región.